Saltar al contenido

Incluirán guía para el ahorro de agua y energía en edificaciones en COLOMBIA

julio 23, 2015

El 10 de julio de 2015 el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio (MVCT) anunció la adopción de la primera reglamentación de índole nacional que fomenta la construcción sostenible, y con la cual se adopta la Guía para el ahorro de agua y energía en edificaciones. Esta normativa fue precedida por la expedición del Decreto 1285 de junio de 2015 de esa cartera, el cual modifica el Decreto 1077 de 2015 Decreto Único Reglamentario del Sector Vivienda, Ciudad y Territorio.

En CONSTRUVERDE – Foro Internacional & Expo Diseño y Construcción Sostenible, Bogotá 9 y 10 de septiembre, el CCCS socializará esta iniciativa y presentará metodologías para que el sector privado pueda cumplir con la norma. http://www.construverde.co

“El Decreto 1285/2015 es muy importante al establecer por primera vez la competencia en materia de “construcción sostenible” al Ministerio de Vivienda y al abrir la puerta a que esa cartera pueda en el futuro reglamentar mediante resoluciones, los aspectos adicionales que comprenderán en su conjunto los lineamientos de construcción sostenible para edificaciones,” afirmó Cristina Gamboa, Directora Ejecutiva del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS).

La resolución expedida se circunscribe a las temáticas de uso eficiente de agua y energía, y la Guía permitirá que la política actual se fortalezca en el futuro al definir construcción sostenible como “aquella que está en sincronía con el sitio, hace uso de energía, agua y materiales de un modo eficiente y provee confort y salud a sus usuarios. Todo esto es alcanzado gracias a un proceso de diseño consciente del clima y la ecología del entorno donde se construye la edificación”.

Esta normativa se destaca también por ser un gran avance en la agenda de crecimiento verde de nuestro país, puesto que establece por primera vez, un compromiso con políticas que promueven algunos aspectos críticos para lograr un desarrollo bajo en carbono de las ciudades y una mayor eficiencia del uso de los recursos.

Esta política del Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio (MVCT) es el resultado de la cooperación de la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Grupo Banco Mundial, y con el apoyo de la Embajada de Suiza y la Cámara Colombiana de la Construcción (CAMACOL). El Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) hizo parte de la Mesa Técnica Asesora de la Guía como organismo de consulta permanente para el seguimiento y monitoreo de la propuesta normativa en sus aspectos técnicos y de factibilidad.

“La apuesta de la primera fase reglamentaria del Decreto 1285, y que marca un hito al reconocer a la construcción sostenible como mejor práctica meritoria de apoyo del estado, es por porcentajes obligatorios de ahorro en agua y energía para nuevas construcciones, según el clima y el tipo de edificación. La Guía tendrá aplicación gradual para el territorio nacional según el número de habitantes de los municipios. Estos porcentajes de ahorro se establecieron entre 10% y 15% para agua y energía en el primer año, y para el segundo año varían y no superan el 40%”, añadió Cristina Gamboa.

Las ciudades escogidas para iniciar implementación obligatoria a partir de junio de 2016 son Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, y los usos que abarca la Guía son hoteles, hospitales, oficinas, centros comerciales, educativos y vivienda No VIS. No se incluyó el uso industrial.

Para viviendas VIS y VIP hay porcentajes de ahorro indicativos, no obligatorios. Sin embargo, el Ministro Luis Felipe Henao anunció que las disposiciones de la Guía serán de obligatorio cumplimiento para las viviendas financiadas con recursos públicos.

Agregó Gamboa “Para el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible esta normativa es una muy buena señal para el mercado, pues más actores de la industria se interesarán por innovar e invertir en negocios verdes. La línea base en eficiencia en estos recursos mejorará en la medida en que avance su aplicación. Los ciudadanos podrán acceder a una mejor oferta de soluciones, las cuales en su ciclo de vida les ahorrarán dinero por sus menores consumos. Esta nueva generación de proyectos inmobiliarios también ayudará a reducir la huella ecológica del sector al representar menores emisiones de gases con efecto invernadero en la etapa de operación”.

Los retos inmediatos de la norma desde la óptica del CCCS

Según Cristina Gamboa existen una serie de retos inmediatos relacionados con la aplicación de esta normativa, los cuales se derivan principalmente de vacíos en la definición de incentivos y mecanismos de control y seguimiento:

“Por un lado, la norma no especifica el diseño e implementación de incentivos a la oferta y la demanda, y deja esta tarea a criterio de municipios y distritos. Estos incentivos son esenciales para facilitar y acelerar la transición a construcciones nuevas más eficientes y evitar que los eventuales sobrecostos sean transmitidos al usuario final.

Las entidades territoriales deberán utilizar esta nueva normativa como una referencia en el caso de formular su propia política o regulación sobre construcción sostenible, como va a ser el caso próximamente de ciudades como Medellín y Bogotá. Se necesitará, por lo tanto, de un acompañamiento en la fase de implementación para que la Guía tenga amplio recibo y además se masifique su utilización mediante la formulación y uso de incentivos y, otras políticas complementarias acordes con cada realidad regional.

Por otro lado, el Decreto deja pendiente la definición de los mecanismos de soporte para el cumplimiento de la Guía y de la verificación sobre la implementación de las medidas. La reglamentación establece que los titulares de las licencias de construcción deberán presentar una auto-declaración o una certificación bajo juramento acerca del cumplimiento”.

El sector de la construcción tendrá que aprender a utilizar en su ejercicio diario modelaciones energéticas y de uso del recurso hídrico para establecer la línea o caso base para predecir el comportamiento bajo diferentes medidas de eficiencia. En opinión del CCCS “se requiere que un tercero independiente acompañe este proceso de revisión de cumplimiento para motivar al sector privado a capacitarse e innovar en sus diseños para aplicar a plenitud los lineamientos establecidos en la política de eficiencia en agua y energía”, explicó Gamboa.

La norma no contempla una verificación durante la etapa de operación del proyecto, lo cual sería en opinión de Cristina Gamboa muy útil para la evaluación y progresión de la política. “Consideramos que en el futuro se necesitarán de sistemas de información sobre los consumos reales, tanto por los clientes como por los agentes certificadores, para garantizar que realmente se obtengan los porcentajes establecidos de ahorro que busca el gobierno y poder ajustar con el paso del tiempo las metas de desempeño que busca la política pública”, agregó la Directora Ejecutiva del CCCS.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: