Saltar al contenido

Ibiza ultima la construcción del edificio más sostenible del mundo

octubre 5, 2016

Lo dice el estudio de arquitectos Grupo Terravita, que está erigiendo en esa isla pitiusa Can Tanca, una vivienda que se encuentra en la recta final de su construcción. Según Terravita, “la casa está en proceso de obtener los certificados Passivhaus Premium y Breeam Excepcional”, lo que va a convertir esta vivienda en el único edificio del mundo en reunir las máximas categorías de los dos más prestigiosos patrones internacionales de eficiencia energética y sostenibilidad.
Ibiza ultima la construcción del edificio más sostenible del mundo

El certificado Passivhaus Premium -explican desde Terravita- acredita que la demanda de energía de la vivienda se limita a treinta kilovatios hora por metro cuadrado y año (30 kWh/m²a). Passivhaus Premium reconoce además que el edificio es asimismo capaz de generar más energía –de origen renovable- de la que consume (al menos 120 kWh/m²a de energía). Este exigente sello solo lo poseen actualmente tres edificios en todo el mundo. Terravita estima que Can Tanca “reduce en un 80% las necesidades de climatización respecto a otra vivienda de características similares, con el añadido -recalcan- de que esa baja demanda se cubre en su totalidad con la energía solar instalada”.

Hermeticidad
Terravita, que se define como una “empresa especializada en el desarrollo integral de proyectos de construcciones bioclimáticas, energías renovables y paisajismo”, destaca en Can Tanca “su alto nivel de hermeticidad, que evita el paso incontrolado de aire: el test de Blower Door, que mide este factor, arrojó un resultado de 0,25 renovaciones/hora, muy por debajo de las 0,6 que exige el patrón Passivhaus de origen alemán”. La vivienda unifamiliar, de 210 metros cuadrados de superficie, consta de tres volúmenes diferenciados y una pérgola exterior con un punto de carga para coche eléctrico. Está distribuida en un espacio único que integra la sala de estar, el comedor y la cocina, tres dormitorios, dos baños, un estudio, distribuidor y sala técnica.

Terravita repasa los materiales
Sobre cimentación de hormigón armado, la estructura de Can Tanca es de entramado ligero de madera, a la que se han añadido aislamientos de fibra de madera –de hasta 30 centímetros de espesor- también incorporados en la cubierta y la fachada, terminada en revoco de cal. La carpintería exterior es de doble y triple acristalamiento. En verano, las persianas exteriores y la vegetación la protegerán del calor. La ventilación natural nocturna -explican sus arquitectos- permitirá mantener la casa fresca. Para la climatización, cuando sea necesaria, se ha instalado un sistema de ventilación mecánica de doble flujo con recuperación de calor entálpico, una batería de frío y 14 metros cuadrados de techo refrescante. Se alimentará con aerotermia, energía renovable que además calentará el agua de la casa.

100×100 energía solar
Can Tanca está desconectada de la red eléctrica y de agua. Una instalación solar fotovoltaica, instalada sobre la cubierta, le permite ser autosuficiente en energía. De cara a garantizar el suministro de electricidad ininterrumpido, dispone de un sistema de acumulación capaz de abastecer a la vivienda incluso en los días poco soleados. La casa estará dotada asimismo de tecnología inteligente para automatizar y regular el gasto energético según las necesidades del momento. La vivienda también se autoabastece de agua mediante un sistema de recogida de aguas pluviales y de tratamiento.

Enfoque sostenible
En Can Tanca, el objetivo de Terravita ha sido “aunar el máximo ahorro energético y el menor impacto medioambiental, con un elevado nivel de confort interior en un espacio saludable, y todo esto dentro de un estilo acorde a la arquitectura tradicional ibicenca”. Por ello -explican desde este estudio balear-, además del Passivhaus Premium, la vivienda va camino de conseguir el sello Breeam Excepcional, la más alta de las cinco categorías en que se estructura el prestigioso patrón internacional, que avala la sostenibilidad en la edificación. Breeam, de origen británico, evalúa los impactos en 10 áreas (gestión, salud y bienestar, energía, transporte, agua, materiales, residuos, uso ecológico del suelo, contaminación e innovación). Su análisis abarca todo el ciclo de vida del edificio desde su fase de diseño, la construcción y sus usos.

Rapidez de ejecución
Otro aspecto que destacan desde Terravita es “la rapidez en la ejecución del proyecto: en febrero comenzó la cimentación, mientras que la estructura de madera se empezó a montar a mediados de abril. Si se cumplen las previsiones de finalización, estimadas a mediados de septiembre, habrán pasado menos de 8 meses en total”. Según Julian Watson Todd, cofundador de Terravita, “Can Tanca responde a nuestro compromiso por una forma de construir que contribuya a alcanzar los retos climáticos globales. El sector de la construcción es responsable del 40% del consumo de energía y el 36% de emisiones de CO2 en la Unión Europea. Por eso -ha concluido-, si queremos un planeta habitable, el futuro debe ir por este tipo de edificios de mínimo impacto ambiental”.

Señas de identidad
Radicada en las islas baleares, Terravita se define como “una empresa especializada en el desarrollo integral de proyectos de construcciones bioclimáticas, energías renovables y paisajismo que promueve un tipo de arquitectura en equilibrio y armonía con el entorno: viviendas que combinan un alto nivel de confort con el menor coste medioambiental posible, aprovechando los recursos disponibles en la fase de diseño y empleando materiales naturales y ecológicos para construir edificios energéticamente eficientes cuya escasa demanda de energía puede aportarse mediante fuentes renovables”.

¿Qué es el Passivhaus?
Otorgado por el Passivhaus Institut de Alemania, es el certificado internacional más exigente en eficiencia energética. Acredita que los edificios precisan muy poca energía –un 75% menos de lo habitual- para obtener un elevado confort. Para conseguirlo es necesario que la vivienda disponga de aislamiento tanto en paredes exteriores como en cubiertas, eliminar los puentes térmicos, conseguir un alto grado de estanqueidad de la envolvente, dotarla de ventilación mecánica con recuperación de calor, así como utilizar ventanas y puertas de altas prestaciones. Se estructura en tres categorías según los resultados obtenidos en el proceso de certificación: Clásico, Plus y Premium, etiqueta que ha logrado la vivienda de Ibiza, entre otros aspectos, porque su demanda de energía primaria renovable está por debajo de los treinta kilovatios hora por metro cuadrado (30 kWh/m2) al año (el passivhaus Clásico requiere no superar la cifra de 60 y el Plus de 45). También porque la propia vivienda se abastece con energía renovable, que es capaz de generar en una cantidad superior a los 120 kWh/m2 (el doble de la requerida por las otras dos categorías). Actualmente solo hay tres edificios Passivhaus Premium en el mundo (más información: http://www.plataforma-pep.org).

¿Qué es Breeam?
Breeam (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology) es el método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación técnicamente más avanzado. De origen británico, desde 1990 ha certificado más de medio millón de edificios en y en 77 países. Evalúa impactos en 10 categorías (Gestión, Salud y Bienestar, Energía, Transporte, Agua, Materiales, Residuos, Uso ecológico del suelo, Contaminación, Innovación) y otorga una puntuación final tras aplicar un factor de ponderación ambiental que tiene en cuenta la importancia relativa de cada área de impacto. Comprende las distintas fases de diseño, construcción y uso de los edificios y dispone de esquemas de evaluación y certificación en función de la tipología y uso del edificio. En función de los resultados del edificio en esta evaluación, el certificado BREEAM se divide en cinco categorías: Aprobado, Bueno, Muy bueno, Excelente y Excepcional, la lograda por la vivienda de Terravita (más información: http://www.breeam.es).

Según una directiva europea (2010/31/UE) para el fomento de la eficiencia energética, los nuevos edificios deberán tener consumo de energía casi nulo a partir de 2020, dos años antes en el caso de los públicos. La vivienda de Terravita se estaría anticipando así a la normativa que hará obligatoria este tipo de construcción en los próximos años para combatir el cambio climático.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: