Skip to content

El consistorio de DONOSTI dará preferencia a los casos más graves en las ayudas para ascensores

marzo 21, 2017

El Ayuntamiento de Donostia dará preferencia a otorgar ayudas económicas para colocar ascensores a aquellas comunidades de vecinos en las que residan personas mayores o con minusvalías y su situación sea considerada más grave. La decisión forma parte de la batería de iniciativas que estudian actualmente el Consistorio y distintas asociaciones de cara a favorecer a las personas mayores, un sector de población que va creciendo en Donostia, una ciudad altamente envejecida, con cerca de 20.000 personas que superan los 80 años, muchas de las cuales viven solas en sus domicilios.

Donostiako Etxegintza tiene previsto dirigirse próximamente a los ciudadanos que considera con mayor necesidad de instalar un ascensor con el fin de ofrecerles ayuda técnica y asesoramiento. Asimismo, estudia poner en marcha algunas medidas para favorecer que se lleven a cabo estas obras privadas como, por ejemplo, sugerir a distintas comunidades que hagan pedidos conjuntos de ascensores, con lo que el coste de la actuación podría resultar más económico. La entidad municipal de vivienda podría colaborar, además, no solo con las subvenciones municipales existentes sino, también, coordinando la compra múltiple, por ejemplo.

La normativa del subvenciones actual prevé que el Ayuntamiento pueda aportar hasta un 20% del coste de la obra, a fondo perdido, con una cantidad máxima de 10.828 euros.

Con el fin de conocer cuáles son los casos de mayor necesidad o urgencia para instalar ascensores, Donostiako Etxegintza utilizará el estudio elaborado el pasado año por el director gerente de la entidad, Rafael Farias, que cruza los datos del padrón, en el que constan las personas que residen en cada vivienda, con los departamento de Industria, el organismo que otorga las autorizaciones para los ascensores. Con las cifras en la mano, Etxegin-tza se irá dirigiendo de una en una a aquellas comunidades de vecinos teóricamente más necesitadas de instalar el elevador.

El trabajo de la sociedad de vivienda deja constancia de que casi 30.000 donostiarras viven en edificios sin ascensor (en inmuebles de dos alturas o más y cinco viviendas como mínimo). En total, son 1.642 los portales que carecen del necesario elevador de los 9.852 existentes, es decir, un 16% del total. Entre los vecinos afectados, más de 2.800 son mayores de 70 años, lo que supone que sus vidas pueden resultar muy condicionadas por la falta de ascensor. La imposibilidad de salir a la calle no solo es una molestia para los afectados, según recalca el director de Etxegintza, sino un problema para toda la sociedad que tiene que ayudar a esa persona a recibir los servicios básicos. Si un ciudadano no puede ir al ambulatorio para someterse a un análisis, por ejemplo, los servicios sanitarios acuden al domicilio, pero es necesario movilizarlos, con el consiguiente coste social y económico, explica Farias, que recalca que las familias de personas con problemas de movilidad también están afectadas por el problema.

El estudio deja claro que hay cerca de 5.000 personas sin ascensor que tienen más de 60 años, por lo que, antes o después, tendrán algún problema de movilidad, que hace necesario prever la colocación de un elevador.

El informe señala además que otras 1.800 personas superarán los 70 años dentro de una década, por lo que las necesidades de ir mejorando la accesibilidad a los edificios serán cada vez mayores. Según el estudio, el pasado año 223 personas mayores de 90 años residían en viviendas sin ascensor y media docena de vecinos de cien años se encontraban en la misma situación.

Aunque la colocación de ascensores es una iniciativa privada, las instituciones públicas tienen cada vez más vinculación en la tarea. De hecho, las leyes permiten en la actualidad expropiar algunos terrenos en los bajos de los inmuebles para poder instalar la caja del ascensor e, incluso, se pueden colocar elevadores exteriores para los edificios que carecen de hueco apropiado. Barrios como Egia, El Antiguo, Altza e Intxaurrondo cuentan con este tipo de instalaciones desde hace algunos años.

Los barrios más afectados por la falta de ascensores son, según el estudio, Intxaurrondo (desde el paseo Zubiaurre hasta la zona Norte), Altza, la Parte Vieja, áreas de Egia como Río Deba o Río Oiartzun, Amara Zaharra y El Antiguo.

Aunque el Ayuntamiento ofrece ayudas para la instalación de elementos de ayuda a la movilidad, la partida económica que se habilita cada año no siempre es suficiente. En 2016, por ejemplo, Donostia presupuestó 2,15 millones para ayudas a la rehabilitación y, de esta cantidad, 250.000 euros fueron a parar a subvenciones para la colocación de rampas mecánicas, sillas elevadoras y ascensores. La cantidad total para las ayudas a la rehabilitación quedó agotada a finales de noviembre, por lo que las demás peticiones, aunque cumplan los requisitos para optar a a ellas, deben esperar al año siguiente.

Por ello, el Consistorio ha decidido que dará preferencia a los hogares con personas mayores, o con minusvalías, a la hora de ir repartiendo las ayudas a la movilidad. Además, este año, la partida total de rehabilitación asciende a 2,5 millones de euros, una suma que, presumiblemente, se agotará también antes de cubrir todas las necesidades, que en esta materia son crecientes.

CONTENHOUSE REFORMAS – REFORMAS BIZKAIA

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: